Lacandona: La selva bajo amenaza – parte 3

Bajo este panorama, la principal amenaza de la Selva Lacandona es el cambio de uso de suelo para fines agrícolas y ganaderos, asegura Luis Fueyo Mac Donald, extitular de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) y asesor actual de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat). “A la selva la sostiene una pequeña capa de tierra fértil que, cuando es usada para sembrar o meter ganado, va erosionándose hasta quedar árida en pocos años. Cuando eso pasa, los campesinos y ganaderos dejan estas tierras para ocupar otras que tienen el mismo fin”.

Al respecto, Gabriel Quadri sostiene que “existe un problema terrible: en México no hay un cuerpo de policía federal a cargo de la vigilancia de las áreas naturales protegidas. No hay vigilancia, es el colmo. En todos los países civilizados hay una policía que se dedica a eso, que trabaja conjuntamente con los guarda parques y con la administración de los lugares “.

Hay quienes defienden la idea de que para rescatar a la selva se debe reubicar a sus habitantes fuera de ésta. Es el caso del propio Quadri, quien explica: “ahí tienes un conflicto enorme entre la propiedad privada y el interés público. ¿Cómo vas a obligar a un propietario a sólo contemplar algo de lo que dependen sus ingresos y capacidad para sobrevivir? O el señor ocupa, desmonta y utiliza su tierra para la agricultura y la ganadería, o se muere de hambre”.

La única manera de conservar la selva, añade, “es revirtiendo a propiedad pública una buena parte de la Lacandona. Hay que comprar las tierras y darles opciones a estas personas fuera de la ganadería y la agricultura en otro lugar… No es compatible tener agricultores y ganaderos de subsistencia en una Reserva de la Biosfera. Eso no se puede. O se conserva o se explota, no hay intermedio”.

También te puede interesar:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir